Skip to main content

PERÍODO 2006

El 2006 fue el último año de la gestión del ingeniero Enrique Bolaños como presidente de la República: la "Nueva Era" -como bautizó él su período gubernativo- terminó y no logró convertirse -como lo había prometido al asumir el cargo- en el mejor presidente de la historia de Nicaragua.

La población se creó altas expectativas respecto a la lucha contra la corrupción impulsada por el presidente. Sin embargo, esta "lucha" perdió credibilidad cuando Bolaños empezó a excluir de responsabilidad y de los procesos penales a funcionarios que fueron señalados por actos de corrupción. Pero no todo fue negativo en su gestión, uno de los avances fue a nivel macroeconómico pues dejó las reservas internacionales en su más alto nivel (900 millones de dólares), disminuyó el peso de la deuda externa, se mantuvo en un dígito la inflación e incrementó las exportaciones. 

Pero, lo dramático resultó que, pese a los logros macroeconómicos, en los hogares persistió una precaria situación en cuanto a los derechos económicos, sociales y culturales. 

HECHOS RELEVANTES

CRISIS DEL SECTOR SALUD

En los cinco primeros meses del año 2006, la población más pobre que acudía a las unidades de salud públicas en busca de la atención y de medicinas sufrieron por la prolongada huelga del gremio médico, ante la cual el Gobierno mostró una gran insensibilidad y poco interés para resolver el problema. A esta huelga se sumaron por más de dos meses los trabajadores afiliados a la Federación de Trabajadores de la Salud (FETSALUD), lo que provocó el colapso total del sistema público de asistencia médica. Los médicos demandaban inicialmente un aumento salarial del 140%, pero luego redujeron el porcentaje. Su propósito es equilibrar sus salarios, en el transcurso de cinco años, a los salarios de los médicos de otros países de Centroamérica. 

En medio de esa protesta, el 5 de mayo un grupo de médicos se tomó las instalaciones del Ministerio de Hacienda y Crédito Público; la policía los reprimió con cárcel y agresiones, lesionando también a tres activistas del CENIDH. La huelga duró 6 meses y concluyó con un acuerdo que se concretó hasta el mes de diciembre con la aprobación -después de nuevas amenazas de paro- de una Ley de Equiparación Salarial. Esto generó inquietudes en otros gremios que podrían demandar el mismo trato.

ABORTO TERAPÉUTICO Y DERECHO A LA VIDA

Desde abril de 2006, el tema del aborto terapéutico, en cuanto al conflicto entre el derecho a la vida de las mujeres y de los no nacidos, generó gran controversia entre los sectores sociales a favor y en contra del mismo. Hubo marchas que exigían a la Asamblea Nacional la derogación del artículo 165 del Código Penal que establece la figura del aborto terapéutico y otras en demanda de que dicho artículo se mantuviera en la legislación nacional. La derogación del mencionado artículo fue un gesto de complacencia hacia el sector religioso que exigió la penalización del aborto en cualquier circunstancia y presionó para lograr este objetivo. Los legisladores dictaminaron a favor de esta demanda de manera extraordinaria y expedita, sin escuchar las voces de quienes se movilizaron a favor del aborto terapéutico. Entonces, "se protegió el derecho a la vida de los no nacidos" desconociendo el derecho a la vida de las mujeres que enfrentan un embarazo que pone en alto riesgo su salud y su vida.

CAMPAÑA ELECTORAL 2006

Para las elecciones generales, las principales fuerzas políticas -la alianza PLC y la Alianza FSLN- no fueron capaces, en su actuar antidemocrático, de realizar elecciones internas creíbles de sus candidatos presidenciales y a diputados. Incluso expulsaron a Eduardo Montealegre Rivas y Herty Lewites Rodríguez respectivamente, debido a que aquellos disputaban la candidatura presidencial a José Rizo, candidato designado por Amoldo Alemán, y a candidato del FSLN por cuarta vez consecutiva Daniel Ortega. Ambos purgados lograron fortalecer dos nuevas fuerzas políticas: la Alianza Liberal Nicaragüense, encabezada por Montealegre, y la Alianza Movimiento Renovador Sandinista liderada por Lewites.

El 2 de julio de 2006 se produjo la muerte de Herty Lewites, candidato presidencial del MRS que punteaba alto en las encuestas de Managua y otras ciudades del sur del país, lo que favoreció al candidato del FSLN, pues Lewites le concitaba mayores simpatías a la ciudadanía que forma parte del "voto duro" sandinista. Al fallecido lo sustituyó el abogado y economista Edmundo Jarquín, que antes era su candidato a vicepresidente, participando como candidato a Vicepresidente el cantautor Carlos Mejía Godoy, una de las figuras más emblemáticas del sandinismo.

En el transcurso del año 2006, las encuestas mantuvieron como virtual ganador de la contienda a Daniel Ortega Saavedra. Lo mismo ocurría en todas las elecciones desde 1990, pero ahora el FSLN tenía mejores condiciones para ganar, y así fue. 

La sumatoria de votos no sandinistas arrojó las mismas cifras que en el pasado, por lo que se dedujo fue que la división del liberalismo posibilitó el triunfo del FSLN. En conclusión, a este partido le dio resultados positivos la estrategia de aprovechar la división de los liberales y ganar en primera vuelta con el 38% de los votos, lo que fue posible por la reforma a la Ley Electoral, fruto del pacto entre el FSLN y el PLC consumado en el año 2000.

12 DE DICIEMBRE 2006

Capacitación a Promotores de Derechos Humanos de la Red Padre César Jerez

15 NOVIEMBRE

TALLER POLICÍA

Recursos

Informes